IES Padre Moret - Irubide

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Nombre del Centro

E-mail Imprimir PDF

 

Padre Moret

(José Moret Mendi)

Historiador y cronista del Reino de Navarra, nacido en Pamplona y bautizado en la parroquia de San Cernin el 10 de julio de 1615 (puede verse la fotocopia de su partida de nacimiento en J. R. Castro Alava: Historiografía. Los cronistas Moret y Aleson, en «Navarra. Temas de cultura popular», n.° 118 lo que, al parecer, invalida el 5 de julio de 1617 que avanza A. Pérez de Goyena como fecha de nacimiento en su Ensayo de Bibliografía Navarra, II, p. 335).

Fueron sus padres el licenciado Gonzalo de Moret y Agustina de Mendi, que gozaban de desahogada posición resultando, asimismo, nieto del entallador Pedro de Moret.

Según avanza el articulista de la Biblioteca Eclesiástica, citado por Altadill, antes de ingresar en el Instituto de la Compañía, Moret «había recorrido la carrera de sus estudios del modo más brillante». Carecemos, sin embargo, de precisiones sobre la naturaleza y extensión de tales estudios, y sólo sabemos que ingresó jovencísimo en la Compañía de Jesús, hasta el punto de que, aun después de ingresado, hubo de vivir algún tiempo como pensionista dentro del Instituto, en espera de cumplir los catorce años, edad fijada por las constituciones de la Compañía para poder vestir la sotana. Pudo, al cabo, vestirla el 9 de junio de 1629, entregándose luego a los estudios de la carrera sacerdotal.

Concluidos éstos y ordenado de sacerdote, sirvió de misionero castrense en las campañas que sostuvo España contra Portugal en 1641. Explicó también filosofía en los colegios de Pamplona y Oviedo, y teología por seis años en este último, y en el de Segovia. En 1655, efectivo ya desde el año anterior su nombramiento como cronista del reino de Navarra, ostentaba el cargo de rector del Colegio de Palencia, en el que, empero, debió de residir por corto espacio de tiempo, ya que el 20 de septiembre del mismo año firmaba en Pamplona la escritura de condiciones para desempeñar el cargo de cronista, una de las cuales exigía su residencia fija dentro del Reino.

En Pamplona, y mientras se entregaba a sus tareas de investigación, ostentaría también desde marzo de 1664 hasta mayo de 1671, el cargo de rector. Falleció en Pamplona, a consecuencia de una caída, el 12 de noviembre de 1687, a los setenta y dos años de edad, cincuenta y ocho de Compañía y cuarenta y tres de profeso de cuatro votos, según se consigna en la carta necrológica que a raíz de su muerte escribió el rector del Colegio de Pamplona, Francisco de la Fuente.

La labor historiográfica de Moret empieza ya antes de su nombramiento como cronista de Navarra, teniendo ultimada para entonces su obra sobre el cerco de Fuenterrabía y muy avanzadas «unas provisiones históricas, apologéticas, de las antigüedades» del reino de Navarra, según se expresa el mismo Moret en la carta que dirigió a la Diputación agradeciendo su nombramiento.

Siguiendo el orden cronológico de su edición, toca el primer lugar a la referida obra sobre el sitio de Fuenterrabía: R. P. Iosephi Moreti Pampelonensis e Societate Iesu De Obsidione Fontirabiae Libri tres; que, no obstante figurar sin fecha ni pie de imprenta, parece que fue impresa en Lyon en 1655, a expensas del editor bayonés Jean Couronneau. En esta obra que, contra lo que han dicho diversos bibliógrafos, no ha conocido otra edición en su versión original latina que la fotográfica de mil ejemplares numerados que lanzó el Ministerio de Información y Turismo en septiembre de 1968, describe Moret con fidelidad las varias situaciones de la batalla de Fuenterrabía de 1638, en el marco general de la Guerra de los Treinta años, haciendo minuciosa reseña de los efectos bélicos de sitiadores y sitiados, de las obras de fortificación de éstos, de sus reservas de víveres, etc., y todo ello en un latín manejado con soltura y elegancia (la obra de Moret sobre el sitio de Fuenterrabía apareció traducida al castellano en 1763, en Pamplona, por obra de Manuel Silvestre de Arlegui, maestro de gramática en la ciudad de Sangüesa, con este título: Empeños de valor y bizarros desempeños o sitio de Fuente-Rabía que escribió en latín el Rmo. P. Joseph Moret de la Compañía de Jesús... Con algunas adicciones y notas por D. Manuel Silvestre de Arlegui...).

Afincado ya en Pamplona desde fines de 1655 o principios de 1656, pudo Moret entregarse más plenamente a su labor investigadora en los archivos del viejo Reino, según exigía su condición de cronista. En este trabajo de búsqueda y acarreo de materiales, visitó con gran escrupulosidad y detalle -según recoge Altadill- «los archivos de las Reales casas de S. Juan de la Peña y Santa Cruz de Jaca, de Estella, Tudela, Olite, Tafalla, Roncesvalles, Sangüesa, Valderroncal, Los Arcos, Navascués, San Salvador de Leire, Burgui, Ujué, San Martín, Gallipienzo, Puente la Reina, Mendigorría, Artajona, Andión, Cáseda, Lumbier, Aibar, Urroz, Monreal, Valtierra, Segura, Cascante, Tulebras, Veruela, Arguedas, Irache, Villava, Nájera, San Millán, San Pedro de Siresa y otros varios», sin olvidar, por supuesto, los de la capital, que despojó sistemáticamente.

Fruto de estos afanes, dio a luz en 1665 un tomo con el título de Investigaciones históricas de las antigüedades del Reyno de Navarra (Pamplona: Gaspar Martínez). En la obra que se divide en tres libros, trata Moret en primer lugar (Libro I) de la situación, población, lengua y sucesos varios de Navarra hasta la entrada de los árabes en España; en el segundo, sobre las antigüedades de Navarra desde la entrada de los árabes y africanos en España hasta la división de los reinos, hecha por Sancho el Mayor; y en el tercero, de las antigüedades del reino desde el reinado de Sancho el Mayor hasta el rey Sancho el Fuerte. En la intención del autor venían a ser las Investigaciones algo así como una obra preparatoria de la grande de los Anales, tomando -según él mismo se expresa-- «por expediente partir los oficios de investigador de antigüedades e historiador, y en el primero abrir zanjas para levantar en el otro el edificio y enviar delante este tratado, que por esta causa llamó Investigación de las antigüedades del Reyno de Navarra».

La siguiente producción de Moret en el orden del tiempo viene a ser un opúsculo que apareció anónimo, al parecer en Baiona, con el título de El Bodoque contra el propugnáculo histórico y jurídico del licenciado Conchillos. Por Fabio, Sylvio, Marcelo. En Colonia Agrippina. Por Seuerino Clariey. Año de 1667. En realidad, se trata de una sátira contra el canónigo tudelano Conchillos, ridiculizando sus opiniones acerca de la antigüedad de Tudela y de su fundación por Túbal, el hijo de Noé.

En opinión de Gallardo, la obra de Moret puede pasar como pieza clásica del género, igualándose por sus dotes de «gracia, erudición, seso e ingenio» a las mejores que poseemos de Juan de Valdés, Iriarte, etc.; pero, en opinión de José Ramón de Castro, Altadill y otros, Moret se excedió en el tono de su lenguaje, con lo que irritó al prebendado tudelano que lanzó al público sus Desagravios del Propugnáculo de Tudela contra el trifauce Cervero, autor del Bodoque (Amberes 1667), mordiendo despiadamente a Moret hasta en su vida privada. Hubo de mediar la diputación, a cuyas instancias el Consejo del Reino expidió el 16 de septiembre de 1669 un decreto mandando que se hiciesen informes del autor y cómplices de dicho libro y de los impresores y divulgadores para castigarlos.

La siguiente obra que debemos a la pluma del P. Moret es también de intención polémica, y trata de responder a la réplica de que fue objeto en 1675 su obra de las Investigaciones históricas por parte del monje benedictino fray Domingo La Ripa. Este, en una obra titulada Defensa histórica por las antigüedad del Reyno de Sobrarbe, impresa en Zaragoza en dicho año de 1675, había intentado probar que la antigüedad del reino de Sobrarbe era mayor que la asignada por el analista navarro. Para refutar dicha pretensión y aportar nuevos testimonios de los títulos y antigüedades de Navarra -fruto de las rebuscas llevadas a cabo por Moret en los archivos navarros o foráneos-, dio a luz éste, tres años después y en Pamplona, un tomo titulado Congregaciones apologéticas sobre la verdad de las investigaciones históricas de las antigüedades del reyno de Navarra.

La obra se distribuye, aparte el prólogo, en quince congresiones o capítulos, en los que se replica con gran número de argumentos a las infundadas afirmaciones del P. La Ripa y de Briz Martínez, si bien de éste se ocupa Moret detenidamente tan sólo en las Congresiones 5.ª, 7.ª y 8.ª Según escribe Altadill, en esta obra (la discusión no es ya del corte de la sostenida con Conchillos; aquí la seriedad del asunto, la elevación del fin y la templanza de las palabras campean dignamente y con especialidad en el último párrafo [del Prólogo] que es ingenioso, caballeresco y digno de hombres que viven en las esferas de la ciencia y respiran la pura atmósfera de la verdad y de la sabiduría» (Biografía y obras del P. Joseph de Morete, cronista de Navarra, en Certamen científico, literario y artístico en la ciudad de Pamplona. 1886, Pamplona 1887, p. 66).

Bernardo Estornés Lasa: Auñamendi Entziklopedia

 

IRUBIDE

Topónimo moderno. Nombre puesto a su casa de recreo por Serapio Dutor, dentista pamplonés. Actualmente aplicado al paraje donde el camino de la Magdalena se bifurca hacia la Txantrea y Capuchinos, y a un centro de enseñanza ubicado allí.

En lengua vasca hiru "tres" y bide "camino" .

José Mª Jimeno Jurío y Patxi Salaberri Zaratiegi: "Toponimia de la Cuenca de Pamplona/Iruña" Onomasticon Vasconiae, 12, Euskaltzaindia, 1994, pág 262.